jueves, 20 de agosto de 2015

El "neomacho"

No es necesariamente una experiencia personal, aunque a veces suene así, tampoco es un post para echarle tierra a los hombres, ni para decir “todos son iguales”, aunque a veces, muy a veces lo piense (risita nerviosa), es más una preocupación sobre lo que he observado últimamente.

Hablo del “neomachista”, término que yo no inventé pero que he usado mucho, es ese “machismo” encubierto, porque son hombres que parecen amar a las mujeres, pero que sutilmente las colocan por debajo del género masculino.

No te hablan directamente con frases como: “porque eres mujer tienes que cocinarme”, en lugar de eso preguntarán “qué me vas a preparar para comer, mi amor”. Les gustan las mujeres, pero será poco común que hablen sobre sus cualidades intelectuales o emocionales, sólo hablarán de lo guapas que están. No les gustará que una mujer, en específico su pareja, hable con groserías o con albures, o fume o beba mucho, porque eso “no se ve bien”.

En fin, tiene que ser un machismo encubierto porque existen más personas que responden ante las agresiones que denigren a la mujer directamente, así que los “neomachos” lo harán de forma sutil. No le permitirán hacer a su pareja muchas cosas por su “calidad” de mujer, las tratarán como princesas, pero subyugadas sin poder opinar o mostrarse tal cual son, si lo hacen tendrán miedo, se sentirán bobas o estúpidas.

Pero como es tan sutil ese machismo, las mujeres pensarán que es normal y lo cubrirán con frases como “es lindo a veces”, “no es siempre así”, “tiene razón, está mal que yo hable así”. En fin, tantas frases que pueden parecer “normales”. Ahora, el punto crucial de todo esto es que para mí el neomachismo tiene que ver con que a los hombres también les está costando trabajo desarrollarse en un mundo “neomacho”.

Actualmente es más difícil que tengan poder sobre la mujer, porque no sólo las mujeres trabajan, sino que también están comenzando a independizarse emocionalmente. Además, estos hombres no tienen la suficiente solvencia económica para mantener a una familia por sí solos, lo que les “obliga”,  de alguna manera, a permitir que la mujer trabaje para solventar los gastos.

Así, el neomacho quiere que la mujer le atienda, se someta a sus deseos, pero también que aporte a la casa económicamente. A esto se le suma que quieren que las mujeres no sólo aporten dinero, sino que también tengan sueños y metas en la vida, que se interesen por su futuro.

Entonces, el prototipo ideal de mujer del "neomacho" es:


* Que se comporte como princesa: no groserías, no fumar, no tomar, no hablar mucho, vestirse bien, que se comporten como ellos quieren frente a amigos.
* Que estén a su disposición cuando lo quieran: contestar mensajes en el momento en el que les manden ellos, no pueden estar ocupadas o en otros asuntos y si lo están dejar todo por ellos.
* Que los atiendan, hagan las labores domésticas, les laven la ropa, les cocinen, limpien la casa, cuiden a los niños, bla, bla, bla. Se preocupen si están enfermos y que los cuiden, pero no aceptan cuidar a la mujer cuando ella está enferma.
* Que tengan sueños y aspiraciones en la vida, que parezcan fuertes, pero al mismo tiempo sean débiles. Fuertes para que no tengan que cuidarlas de más, pero débiles para poder controlarlas.
* Que aporten económicamente a la casa para que no tengan que estar estresados por tener que ser ellos el sostén del hogar.

Lo que odio de los "neomachos":


* Quieren consentir a su pareja, pero a su manera y bajo sus normas. Claro, no será gratis, tendrán que hacer algo a cambio, a consideración.
* Serán siempre los que tienen la razón, porque ellos nunca están mal, porque ellos son claros y directos en lo que quieren. Por supuesto, la mujer es la indecisa, la boba, la que es débil.
* La mujer nunca será suficiente, siempre tendrá algo que les moleste, o que hable mal, o que no sepa de determinados temas, o que no sea suficientemente inteligente. Frases como: “Sí, es bonita, pero no tiene aspiraciones.”

Mi conflicto con los "neomachos"


Es como si se quisieran deslindar de todas las obligaciones “machistas”: mantener económicamente y asegurar su futuro, pero con todos los beneficios del macho. En fin, esa es mi percepción, pero también creo que sufren un poco por encontrar a la “pareja ideal”, están constantemente frustrados.

Seguramente tendrán a la mujer sumisa con aspiraciones y dependiente económicamente, y aún así le encontrarán un “pero”. No sé exactamente qué tan presionados se encuentren por este nuevo mundo, lidiando con los constantes cambios, roles sociales, preferencias sexuales, revoluciones en formas de comportarse, vestirse, hablar, en fin.

Tampoco sé qué pasa por su cabecita, pero están muy chafas, y no me considero feminista. También creo que existen polos como las feminazis que están igual de chafas (de lo que me gustaría hablar en otro post).

Esta es mi opinión de los “neomachos”, sólo por darle un nombre a lo que he visto en el trato de algunos hombres a algunas mujeres. Lo que realmente me pone mal es esa tristeza en las mujeres creyendo que nunca serán suficientes, que se esfuerzan por complacer a esos hombres siendo “la mujer perfecta” y olvidando sus propios sueños, minimizándose, olvidándose de quienes son y sometiendo sus impulsos por miedo.

Eso es lo que me preocupa, porque soy una persona utópica y me gustaría que todos brincaran por la pradera de la felicidad. 

Por cierto, también creo… “no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace su compadre”, pero qué difícil es darse cuenta que eres el indio y no el compadre.

Así las cosas…
Se aceptan comentarios.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

jueves, 20 de agosto de 2015

El "neomacho"

No es necesariamente una experiencia personal, aunque a veces suene así, tampoco es un post para echarle tierra a los hombres, ni para decir “todos son iguales”, aunque a veces, muy a veces lo piense (risita nerviosa), es más una preocupación sobre lo que he observado últimamente.

Hablo del “neomachista”, término que yo no inventé pero que he usado mucho, es ese “machismo” encubierto, porque son hombres que parecen amar a las mujeres, pero que sutilmente las colocan por debajo del género masculino.

No te hablan directamente con frases como: “porque eres mujer tienes que cocinarme”, en lugar de eso preguntarán “qué me vas a preparar para comer, mi amor”. Les gustan las mujeres, pero será poco común que hablen sobre sus cualidades intelectuales o emocionales, sólo hablarán de lo guapas que están. No les gustará que una mujer, en específico su pareja, hable con groserías o con albures, o fume o beba mucho, porque eso “no se ve bien”.

En fin, tiene que ser un machismo encubierto porque existen más personas que responden ante las agresiones que denigren a la mujer directamente, así que los “neomachos” lo harán de forma sutil. No le permitirán hacer a su pareja muchas cosas por su “calidad” de mujer, las tratarán como princesas, pero subyugadas sin poder opinar o mostrarse tal cual son, si lo hacen tendrán miedo, se sentirán bobas o estúpidas.

Pero como es tan sutil ese machismo, las mujeres pensarán que es normal y lo cubrirán con frases como “es lindo a veces”, “no es siempre así”, “tiene razón, está mal que yo hable así”. En fin, tantas frases que pueden parecer “normales”. Ahora, el punto crucial de todo esto es que para mí el neomachismo tiene que ver con que a los hombres también les está costando trabajo desarrollarse en un mundo “neomacho”.

Actualmente es más difícil que tengan poder sobre la mujer, porque no sólo las mujeres trabajan, sino que también están comenzando a independizarse emocionalmente. Además, estos hombres no tienen la suficiente solvencia económica para mantener a una familia por sí solos, lo que les “obliga”,  de alguna manera, a permitir que la mujer trabaje para solventar los gastos.

Así, el neomacho quiere que la mujer le atienda, se someta a sus deseos, pero también que aporte a la casa económicamente. A esto se le suma que quieren que las mujeres no sólo aporten dinero, sino que también tengan sueños y metas en la vida, que se interesen por su futuro.

Entonces, el prototipo ideal de mujer del "neomacho" es:


* Que se comporte como princesa: no groserías, no fumar, no tomar, no hablar mucho, vestirse bien, que se comporten como ellos quieren frente a amigos.
* Que estén a su disposición cuando lo quieran: contestar mensajes en el momento en el que les manden ellos, no pueden estar ocupadas o en otros asuntos y si lo están dejar todo por ellos.
* Que los atiendan, hagan las labores domésticas, les laven la ropa, les cocinen, limpien la casa, cuiden a los niños, bla, bla, bla. Se preocupen si están enfermos y que los cuiden, pero no aceptan cuidar a la mujer cuando ella está enferma.
* Que tengan sueños y aspiraciones en la vida, que parezcan fuertes, pero al mismo tiempo sean débiles. Fuertes para que no tengan que cuidarlas de más, pero débiles para poder controlarlas.
* Que aporten económicamente a la casa para que no tengan que estar estresados por tener que ser ellos el sostén del hogar.

Lo que odio de los "neomachos":


* Quieren consentir a su pareja, pero a su manera y bajo sus normas. Claro, no será gratis, tendrán que hacer algo a cambio, a consideración.
* Serán siempre los que tienen la razón, porque ellos nunca están mal, porque ellos son claros y directos en lo que quieren. Por supuesto, la mujer es la indecisa, la boba, la que es débil.
* La mujer nunca será suficiente, siempre tendrá algo que les moleste, o que hable mal, o que no sepa de determinados temas, o que no sea suficientemente inteligente. Frases como: “Sí, es bonita, pero no tiene aspiraciones.”

Mi conflicto con los "neomachos"


Es como si se quisieran deslindar de todas las obligaciones “machistas”: mantener económicamente y asegurar su futuro, pero con todos los beneficios del macho. En fin, esa es mi percepción, pero también creo que sufren un poco por encontrar a la “pareja ideal”, están constantemente frustrados.

Seguramente tendrán a la mujer sumisa con aspiraciones y dependiente económicamente, y aún así le encontrarán un “pero”. No sé exactamente qué tan presionados se encuentren por este nuevo mundo, lidiando con los constantes cambios, roles sociales, preferencias sexuales, revoluciones en formas de comportarse, vestirse, hablar, en fin.

Tampoco sé qué pasa por su cabecita, pero están muy chafas, y no me considero feminista. También creo que existen polos como las feminazis que están igual de chafas (de lo que me gustaría hablar en otro post).

Esta es mi opinión de los “neomachos”, sólo por darle un nombre a lo que he visto en el trato de algunos hombres a algunas mujeres. Lo que realmente me pone mal es esa tristeza en las mujeres creyendo que nunca serán suficientes, que se esfuerzan por complacer a esos hombres siendo “la mujer perfecta” y olvidando sus propios sueños, minimizándose, olvidándose de quienes son y sometiendo sus impulsos por miedo.

Eso es lo que me preocupa, porque soy una persona utópica y me gustaría que todos brincaran por la pradera de la felicidad. 

Por cierto, también creo… “no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace su compadre”, pero qué difícil es darse cuenta que eres el indio y no el compadre.

Así las cosas…
Se aceptan comentarios.






No hay comentarios:

Publicar un comentario