miércoles, 22 de diciembre de 2010

Sin fuerza... bruta

Todo bien, todo bien, pero… qué añito y todavía no termina. Un poco de estabilidad, por favor. No recuerdo haberme sentido así, desganada y sin una idea clara de a dónde ir o por dónde empezar (desconozco el principio, locos).

Ojalá lo de “sin un peso en la bolsa” de la jefatura no pegara tanto. Y ojala los últimos acontecimientos no me hubieran dejado tan cansada con toda esa fuerza bruta que uno tuvo que sacar de sepa dónde para poder seguir “de frente y desafiante”, porque sí, agotada estoy.

Recordar mis tiempos en el periódico me hizo pensar ¿cómo le hice para sobrevivir? Ahora… me cuesta trabajo mentalizarme para encontrar otro punto de partida. Yo sólo pedía “ponme en el camino, yo me encargo del resto” y sabía que contaba con toda la actitud para ponerle ganas a ese resto y aunque sé que “actitud” tengo, viene un poco desgastadita.

Una vez más me aconsejan “tiempo” (para respirar al menos), hace unos meses me habría frustrado por tal consejo, en este momento me da igual el tiempo, es una especie de apatía eufórica, contrastante el asunto. Me aterran cosas que antes no me importaban y lo que antes me dejaba palidezca, ahora está en el limbo.

El no me dejes, no me olvides, tengo miedo, no eran comunes. El especialízate, trabaja, mantente están como esa piedrita incómoda, pero no encuentro en dónde, si en el zapato o en la cabeza. ¿Qué me pasa? Esta mutación de Foreys es… bueno, espero que me lleve a algo mejor.

...
Esa Foreys

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Sin fuerza... bruta

Todo bien, todo bien, pero… qué añito y todavía no termina. Un poco de estabilidad, por favor. No recuerdo haberme sentido así, desganada y sin una idea clara de a dónde ir o por dónde empezar (desconozco el principio, locos).

Ojalá lo de “sin un peso en la bolsa” de la jefatura no pegara tanto. Y ojala los últimos acontecimientos no me hubieran dejado tan cansada con toda esa fuerza bruta que uno tuvo que sacar de sepa dónde para poder seguir “de frente y desafiante”, porque sí, agotada estoy.

Recordar mis tiempos en el periódico me hizo pensar ¿cómo le hice para sobrevivir? Ahora… me cuesta trabajo mentalizarme para encontrar otro punto de partida. Yo sólo pedía “ponme en el camino, yo me encargo del resto” y sabía que contaba con toda la actitud para ponerle ganas a ese resto y aunque sé que “actitud” tengo, viene un poco desgastadita.

Una vez más me aconsejan “tiempo” (para respirar al menos), hace unos meses me habría frustrado por tal consejo, en este momento me da igual el tiempo, es una especie de apatía eufórica, contrastante el asunto. Me aterran cosas que antes no me importaban y lo que antes me dejaba palidezca, ahora está en el limbo.

El no me dejes, no me olvides, tengo miedo, no eran comunes. El especialízate, trabaja, mantente están como esa piedrita incómoda, pero no encuentro en dónde, si en el zapato o en la cabeza. ¿Qué me pasa? Esta mutación de Foreys es… bueno, espero que me lleve a algo mejor.

...
Esa Foreys